jueves, 15 de junio de 2017

Análisis parálisis y otros canales de juegos

    Los fieles al blog recordaréis que en entradas anteriores os he hablado de algunos juegos de mesa que me gustaban. Lo cierto es que he tenido oportunidad de conocer muchos más juegos que me han gustado tanto o más como los que aquí os he presentado.

    Lo que ocurre es que si me pusiera a hablaros de todos estos juegos, el blog se volvería temático. Y, precisamente, por este motivo lo que os quiero presentar hoy son canales temáticos sobre juegos de mesa. Ellos conocen muchos más juegos que yo, los enseñan mejor y podéis aprender mucho sobre este mundillo si los seguís. Os remito a ellos para empaparos de esta subcultura sin ser óbice para reservarme el derecho de presentar aquí algún que otro juego que me apetezca compartir con vosotros en el futuro.

    Y sin más preámbulos, paso a detallar dichos canales (de YouTube). El primero que empecé a seguir se llama La mazmorra de Pacheco. Comencé con este porque suelen hacer dos vídeos por juego, uno explicando cómo se juega; y un segundo de una partida propiamente dicha. Lo cual está muy bien para hacerte una idea de cómo es y saber si puede encajar con tus gustos e incluso para aprender a jugar en vez de leer los manuales. Sé que los chicos de La mazmorra también hacen otro tipo de vídeos sobre juegos de rol, algunos debates en directo y otro tipo de iniciativas, todas en torno a la temática.

La mazmorra de Pacheco enseñando Código Secreto

    Reconozco que dejé un poco de lado a los minions de Pacheco cuando descubrí el canal de Análisis parálisis. Este canal está bastante más profesionalizado que cualquiera de los otros que pueda mencionar aquí o que encontréis por Internet. Tiene todo tipo de secciones: reseñas de juegos, presentaciones con editoriales, partidas, juegos para niños… Tuvo una sección que me encantaba de manualidades llamada “AP attack”, sobre la cual hago desde aquí un llamamiento para que vuelva. Este es, quizá, el canal más completo y que más sigo, lo que ocurre es que cuando lo descubrí, hace unos meses, me hice un buen maratón viendo ~todos los vídeos que tenía publicados y ahora estoy explorando nuevos horizontes.

Análisis Parálisis presentado Cobardes
    De esta exploración, puedo destacar, con acento catalán, Noname channel, donde podéis conocer nuevos juegos de la mano de dos jaulas de grillos que son sus youtubers. Y si la cosa va de parejas, también son dos los de Fase de mantenimiento. Otro canal simpático para seguir cultivándonos en la materia.

    Por último, y distanciándonos ya de YouTube, os informo que también podéis encontrar podcast relacionados con esta afición. Yo escucho uno llamado Días de juego magazine, también muy entretenido que podéis encontrar colgado en la plataforma Ivoox. En este caso, como se trata de audio, el enfoque es diferente. No se pueden mostrar los juegos pero, por el contrario, da pie a otro tipo de secciones. Asimismo, de cara a nosotros, los usuarios, en ciertos momentos nos es más cómodo solo escuchar, ya que lo podemos compatibilizar con otras tareas. 

domingo, 23 de abril de 2017

Mis novelas

 

      ¿Hola? Si queda algún lector o lectora del blog por aquí, os diré que este último parón se debe a que se me estropeó el ordenador el pasado mes de diciembre y aún no me he comprado otro… Con esto os quiero decir que la sequía perdurará hasta que adquiera uno nuevo. Sin embargo, me las he apañado para publicar esta entrada en honor al día del libro.

     Si recordáis, en años anteriores “celebré” el día del libro con una sección llamada “la recomendadora de libros” y valoré publicar la tercera entrega en esta ocasión, pero también tenía pendiente hablaros de mis propias novelas y me parece que no hay tema más adecuado que este para la entrada del día del libro.

     Os confesé en la primera entrada de este blog mi atracción por la escritura, curiosamente, ahí os comentaba que este interés lo había canalizado a través de cuentos, cartas, diarios… pero no mencionaba las novelas; y es que el tema novela se merece capítulo aparte.

     Las novelas suponen un salto de categoría porque representan un reto mayor y una complejidad incomparable con respecto a lo que pueda suponer el hecho de decir: hay tal o cual noticia de actualidad voy a escribir mi opinión. Para escribir una historia hay que tener un tema, saber cómo desarrollarlo, pensar en un final que dé sentido a todo y que esté a la altura de lo anterior y por último tener (o buscar) toda la información sobre los detalles de lo que explicas que den la coherencia.

     Ideas (temas) muchas, infinitas. Para esto no tengo problema, me van asaltando por la calle. Lo complicado está en lo siguiente: el desarrollo. Ser capaz de elaborar toda una historia con el suficiente empaque a partir de una idea sencilla.

     Los primeros temas que me vinieron a la mente, hace ya muchos años, intenté llevarlos al papel pero se quedaron en unos primeros pocos capítulos estériles. Dados estos antecedentes, cuando me asaltó otra idea en 2008 (Un sueño de papel), pensé que iba a ocurrir lo mismo, que iba a quedar en agua de borrajas. Por ese motivo, para justificarme ante mí misma que no iba a ser una pérdida de tiempo, empecé a escribirlo en inglés. De ese modo aprovechaba para aprender un poco. Creo recordar que fue tras el cuarto capítulo cuando me di cuenta de que aquello iba para adelante y que el hecho de escribirlo en inglés me estaba limitando para expresar todo lo que quería. De modo que traduje lo que llevaba escrito y continué hasta terminarla, aproximadamente doce meses después.

    Una vez terminada, contacté con algunas editoriales, tentativa que no fructificó. Bueno, en algún caso me propusieron afrontar parte de los costes pero no es lo que me interesaba. Entiendo que haya personas que su meta, por encima de todo, sea publicar porque quieren hacer (o intentar) carrera con esto. Yo no. Escribo porque me gusta, cuando me apetece y si tengo algo que contar. No pretendo nada con ello más que mi propio deleite. Solo quería que saliera a la luz si alguien pensaba que era lo suficientemente bueno para salir a la luz, de lo contrario, no tenía ningún problema en que se quedara en mi cajón.

     El caso es que en febrero del año pasado recibí un correo electrónico del Rincón de Novela Romántica de B de Books (sello digital de Ediciones B) donde me comentaban que dado que mi novela había alcanzado la última ronda del Certamen de Novela Romántica Vergara-RNR de unos años anteriores, cuando yo lo había enviado, querían hacerme una propuesta para su publicación en formato digital. Sobra decir que acepté sin pensármelo dos veces. Y aprovecho esta entrada para agradecérselo.  

     Entre los meses de julio de 2014 y febrero de 2015 escribí una segunda novela (El bote de espinas). Tras ver publicada la primera con B de Books en agosto de 2016, les comenté directamente que tenía una segunda. La valoraron y también accedieron a publicarla. Esta segunda vio la luz en febrero de 2017.

     Y esta es mi experiencia. No tengo ninguna otra historia en el cajón ni nada entre manos. Estas dos las escribí porque eran el tipo de historia que me hubiera gustado encontrar como lectora en ese momento. Me encantó escribirlas, disfruté infinito y si alguien se anima a leerlas, espero que también os gusten. Tenéis la información para conseguirlas en el blog, en la columna de la derecha.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Repair Café

    Repair Café es el nombre de una iniciativa que nació en Holanda en el año 2009 de la mano de Martine Postma. Consiste en un punto de encuentro en el que voluntarios arreglan todo tipo de cosas (juguetes, ropa, aparatos eléctricos…) a personas que quieran dar a sus pertenecías una segunda oportunidad.
 
Martine Postma

   Por un lado, supone una contribución al medio ambiente porque lucha contra la obsolescencia programada y el consumismo más atroz encarnado en la cultura de usar y tirar. Asimismo, fomenta la cooperación y la creación de redes locales porque esto no consiste en llevar tu radiocasete, dejarlo y pasarlo a recoger cuando esté listo. No. Te debes quedar mientras te lo arreglan ayudando a la persona que lo está haciendo.

    En estos siete años de existencia, el concepto se ha extendido mundialmente y se pueden encontrar Repair Café en los cinco continentes. En España contamos con tres, en Madrid, en Oviedo y en Zaragoza.


    Si quieres saber más sobre este proyecto, puedes consultar su página web; donde hay más información: cómo colaborar, dónde están todos los puntos de encuentro e, incluso, cómo poner en marcha tu propio Repair Café.


sábado, 10 de diciembre de 2016

Nobel

    Alfred Nobel fue un ingeniero e inventor sueco conocido por ser el padre de la dinamita, lo que le creó mala conciencia. Uno de sus hermanos murió ocho años antes que él y la prensa se equivocó pensado que era Alfred el fallecido. Le dedicaron una columna titulada “el mercader de la muerte ha muerto” en un periódico francés y esto le llevó a plantearse el modo en que sería recordado. El hecho de que todo apuntase a que pasaría a la posteridad como una especie de enemigo público, le condujo a tomar cartas en el asunto para dar un giro a su reputación.

Alfred Nobel
    Lo que se le ocurrió para lavar su imagen fue crear los célebres premios Nobel. Galardones de física, química, medicina, literatura y paz (posteriormente se añadió economía) que serían otorgados a aquellas personas que aportasen un beneficio a la humanidad en las citadas disciplinas.

    Alfred Nobel consiguió su propósito. Los premios que llevan su nombre se entregaron por primera vez en 1901 y tienen un gran prestigio y reconocimiento mundial. Eclipsan los proyectos que desarrolló en vida y, hoy por hoy, su nombre está más ligado a estos galardones que a la dinamita.

    Como todos los años, el 10 de diciembre es la entrega de los premios en Suecia. En la edición de este año, la polémica saltó con el ganador en el campo de literatura, el galardonado fue Bob Dylan, se anunció el pasado mes de octubre.

Bob Dylan
    A mí me sorprendió para mal. Partiendo de la base que esperaba que el premio Nobel de literatura se lo diesen a un escritor, aunque claro, con el precedente de Obama como nobel de la paz ya todo es posible. No resto méritos a la creación de Dylan, no me voy poner a en plan Sánchez Dragó que declaró que era un “escupitajo a la literatura” y lo describió como “canciones tan cursis como un epitalamio de almanaque para chicuelas góticas y tan insulsas como su autor y sus arpegios de laringe de gato".

  Yo creo que algunos cantautores sí escriben pura poesía pero simplemente me parece que es algo diferente. Una cosa es escribir novelas y otra escribir canciones; ambos menesteres son complejos y tienen su indudable mérito pero meterlos en el mismo saco me parece un error. Si se quiere reconocer la labor de artistas musicales, lo cual me parece absolutamente respetable, que se cree otra categoría.

lunes, 28 de noviembre de 2016

El doble de tu mitad


   El doble de tu mitad es el título del último disco de Rulo y La Contrabanda, que salió a la venta el pasado 14 de octubre.

   Mis conocimientos tanto del panorama musical actual como musicales propiamente dichos son, digamos, limitados. Tuve mi época en la que me interesó bastante el rock y solía buscar proactivamente nuevos grupos a los que escuchar pero, últimamente (más de un año), ya prácticamente no escucho nada de música. El caso, que me estoy ya enrollando más de lo conveniente, es que aunque me haya desapegado del mundo musical, Rulo sigue siendo Rulo y he tenido curiosidad por escuchar sus nuevas canciones.

    Antes de la salida oficial del disco al mercado, algunos de los temas ya se habían podido escuchar porque fueron lanzados como adelanto para ir abriendo boca. Yo escuché dichas canciones, y tengo que decir que me parecieron flojas. Diría que me decepcionaron si hubiera esperado algo, pero lo cierto es que no me había creado ninguna expectativa (no por nada, sino por puro desinterés) por lo tanto, no puedo hablar de decepción; pero el caso es que esas dos / tres canciones que se adelantaron me parecieron faltas de ritmo, con letras (lo que siempre he considerado su punto fuerte) básicas, simplonas.

    Total, que se publicó el disco completo y bueno, como aún me quedaban muchos temas por escuchar, lo hice sin dejarme influir por los previos que me habían generado una mala impresión y, tengo que reconocer, que mi opinión ha virado ciento ochenta grados. No sé si es porque alguna de las canciones previas fue presentada en formato acústico o simplemente porque necesitaban un pase doble. Sea como fuere, a día de hoy puedo decir que encuentro este último disco a la altura de los demás, las canciones me gustan de la primera a la última y encuentro en ellas los elementos que hacen a Rulo ser Rulo: por supuesto, la voz y sí, también las letras sencillas en las que hay rascar un milímetro para darse cuenta del abismo de realidad que esconden, arropadas por una música que me gusta.

    No voy desgranar los doce temas que componen el disco, para empezar porque es un sinsentido, las canciones hay que escucharlas y disfrutarlas, pero sí me gustaría hacer algún apunte sobre alguna de ellas.

    El disco abre con “Tu alambre”, es mi favorita de las doce (casualmente fue uno de los adelantos); de ella destaco el estribillo, hay que tener cuidado porque es pegadizo, especialmente si la escuchas una docena de veces seguidas, que es lo que hago yo.

    “Noviembre”. Rulo dice que esta es su favorita del disco. Obviamente, las canciones no significan lo mismo para él que para el resto de los mortales, y no solo por el simple hecho de que sean de su puño y letra, sino porque son sus historias y, en este caso, se nota que no es precisamente una canción prefabricada, sino que, muy al contrario, y a riesgo de sonar cursi (el hecho de decir cursi ya es cursi), la canción tiene alma.

    “Mi vida contigo fue un blues”, la novena, es un canción “rara” porque no tiene la estructura normal de: estrofas, estribillo, estrofas, estribillo, estribillo, se acabó. Me parece puro vómito en el buen sentido de la palabra. Me explico. Parece una canción que él “necesitaba” hacer. Suelta al principio de la misma lo que tenía que “vomitar” y sin saber cómo terminarla, se repite la estrofa que le da título. En cualquier caso, la canción me parece una auténtica puñalada. Fría, directa y certera.

    “La reina del barrio”, cambia el tercio, es una bonita canción que habla de una realidad insoportable.

    Nada más que añadir, después de esta intrusión por mi parte en el campo de la crítica musical, quedo a la espera de conocer vuestras opiniones en los comentarios.